domingo, 23 de septiembre de 2007

Una vida en común (I) by Sara y Lucas

Llevábamos unos día ya en San Antonio, papá había ¿aceptado? (no sé si esa es la palabra exacta), que Lucas y yo estábamos juntos de nuevo. Intentaba disimular que no le afectaba, pero yo le notaba distante tanto con Lucas como conmigo.
Mariano y Lucas, venían todos los días a desayunar a casa, como lo habían hecho siempre, y era inevitable que Lucas y yo nos diéramos un beso al vernos, que él me guiñara un ojo, que nos dedicáramos miradas y sonrisas, y aunque Lucas se cortaba más que yo, todo eso era algo difícil de digerir para un hombre como mi padre...
Mi madre nos apoyaba, y templaba a mi padre siempre que podía, a ella ya le había comentado que Lucas y yo estábamos pensando en irnos a vivir juntos, a su piso, ya que Mariano no le importaba compartir piso con Povedilla, quien seguía separado de Rita...y Carlota, estaba encantada de seguir en nuestra casa, ya que así si yo me fuera, tendría una habitación para ella sola , y mis padres, se habían convertido en unos segundos padres para ella. Nosotras, nos llevábamos muy bien, ayudábamos a mamá en el bar, íbamos de compras, salíamos juntas con mis amigas, hablábamos mucho...era como una hermana para mí.


¿Mis momentos favoritos del día? Cuando veía a Sara a la hora del desayuno, quería estar el máximo tiempo con ella, así que nunca llegaba con el tiempo justo para un café como antes, había días que llegaba incluso antes que Mariano; mi llamada a media mañana, aunque a veces solo fuera de un minuto, me bastaba, solo con oir un poco su dulce voz; sus sms, llenos de palabras bonitas y a veces algo subidas de tono, los cuales, aunque me volvían loco, si estaba Paco cerca, no sabía que cara poner si él me preguntaba al ver mi reacción; había días, que venía a buscarme a comisaría e ibamos a comer los dos o con Carlota a un bar cercano...Casi siempre acabábamos la jornada tarde o teníamos alguna vigilancia nocturna, y era más difícil verla antes de acostarme, pero así era la vida del policía, ella ya la conocía, y sabía que yo disfrutaba con mi trabajo,...por eso quería que se viniera a vivir conmigo, porque no soportaba pasar un día sin verla, porque necesitaba tenerla a mi lado...

2 comentarios:

Clara dijo...

Olaaaa

Pues ya estoy aqui de new :D
^-^ Una historia!! Que feliz que me he puesto :p Por cierto me ha gustado mucho

Que sigas asi

Muchos besos!

Blanca dijo...

Me alegro mucho de "verte" por aquí, y más que te guste el "relato", éstos últimas me están quedando algo simples, no me acaban de convencer, pero bueno...no doy para más :p

Un besito