martes, 15 de julio de 2008

La boda (cap.II)

Después de ducharse, Lucas, envuelto en una toalla de cintura para abajo, se rasuraba ligeramente la barba, no se la iba a afeitar toda por expreso de deseo de Sara, a quién le gustaba mucho, ya que opinaba que formaba parte de su personalidad. Unos golpes que venían de la puerta de entrada le hicieron abandonar su entretenida labor.
M:”Pero, ¿aún estás así?” (mirándole con asombro un Mariano impecable vestido de traje)
L:”Así ¿cómo?, tengo tiempo de sobras” (dirigiéndose de nuevo al baño y dejando a Mariano con la palabra en la boca a la vez que cerraba la puerta)
M:”Joder Lucas, qué tranquilo te veo,...¿no te habrás pasao con las valerianas?” (siguiéndole)
L:”¡Qué va! (frunciendo el ceño), si no me han hecho nada, cuatro me tuve que tomar (le muestra sus cuatro dedos juntos en las narices de Mariano), y he estado más despierto que nunca” (coge su maquinilla otra vez)
M:”Pues son mano de santo tío, lo que pasa que pa´tranquilizarte a ti hace falta una caja entera....¿lo tienes todo listo?”
L:”Siiiii”(mientras seguía perfilándose la barba)
M:”No sé cómo no te has cortado un poco el pelo,...¡y la barba tío!...que te vas a casar, que no te vas a la comisaría”
L:”Mira Mariano, no me des la chapa...además a los dos nos gusta así” (ya llevaba estaba empezando a coger forma de melena)
M:”Vale, vale”
L:”Por cierto, llevas los anillos ¿no? (lo mira temiendo lo peor), porque a ver si al final...”
M:”Que sí hombre, que sí” (le interrumpe), “míralos”(dice sonriendo y saca una bolsita de tercipelo del bolsillo que contenía los anillos)
Lucas se queda más conforme, guarda su maquinilla y se pone loción aftershave ante la atenta mirada de Mariano.

Mientras, Sara, se vestía ayudada por su madre con una gran emoción, cuyas lágrimas estaban a punto de arruinarle el maquillaje, su abuela también colaboraba, pero más bien opinando.
El vestido era de tirantes que acababan unidos detrás del cuello, lo que hacía que tuviera gran parte de la espalda al descubierto. Era de color blanco “roto”, y el cuerpo estaba bordado con pequeños dibujos hechos con pedrería al igual que la falda, que no tenía mucho vuelo pero sí algo de cola, que a Sara le hacía mucha ilusión, al igual que llevar velo, el cual era de chantilly y bordeado con ondas, era el mismo que lució en su boda su abuela doña Concha. Los zapatos eran sencillos, cerrados de punta redondeada, y forrados con la misma tela del vestido.
Sara se colocó los pendientes que su madre le había regalado unos días antes y que habían pertenecido a su abuela materna, y de esta manera, acabó de vestirse para su gran día.

6 comentarios:

susii dijo...

Blanca !! un par de dias sin pasarme por aquí y me alegra ver que ha vuelto la blanca de siempre , me alegra entrr y encontrarme con una boda , con el fondo de color verde esperanza , con esas ganas de luchar por algo tuyo y de nadie más .
Sigue con esta historia y sigue con tu blog que se que te ilusiona tanto como a nosotras . Un beso !!

susii

Blanca dijo...

Muchas gracias Susi!!, gente como tú es la que hace que quiera seguir

besitos

Arancha dijo...

Soy nueva en esto de los blogs y bueno he empezado a entrar en los blogs paqueros porque muchas de mis amigas tienen uno, y no se como he llegado a este, pero me alegro de haberte encontrado porque he leido los dos capitulos de la boda y me encantan :)
Me seguire pasando conforme vayas subiendo los capitulos, que ya me he picado y quiero saber como se desarrollara la ceremonia..jeje

Mi blog es mitad paquero y mitad mío y tambien tengo un fotolog dedicado a Lucas y Sara: fotolog.com/love__st0ry ;)

un besito!!!

Hans dijo...

ohhhh :O mi niña si que sabe relatar, no como otros que yo me se jajajaja

besitos... nos dejas con la intriga

Blanca dijo...

Naaaaaa, digamos que cada uno tiene "su estilo" ;)

A ver si este finde lo adelanto un poco

Bechitosssss

Anónimo dijo...

Los sueños al final se pueden hacer realidad, no? los sueños no nos lo quita nadie.