viernes, 25 de mayo de 2007

Ella es la razón...

Acaba de decirle a Sara que ahora, para él, sólo es la hija de su mejor amigo, nada más.
Ella se fue hecha polvo, una vez más Lucas la había despreciado, renegaba de ella, de todo lo que habían vivido, de su amor,...pero él no se quedó mejor, no era nada fácil decirle a la persona que amaba todas esas cosas que por supuesto no sentía y que lastimaba a los dos...pero Lucas no encontraba otro camino: conseguir que Sara le odiara para que se olvidara de él....pero es que él no soportaba que Sara lo odiara, ya se lo dijo una vez, así que el dolor de Lucas era doble: hacer sufrir a quien quería y sentirse odiado por esa persona...
"Ella es la RAZÓN por la que me despierto todos los días, y también la razón por la que no me quiero levantar", confesó después Lucas a Mariano. ¿Cómo no va a sufrir pues Lucas?, si Sara lo es TODO para él, ya lo ha dicho, lo único que le importa en la vida...
Estos guionistas le han convertido en el eterno sufridor, y se han ensañado bastante con él, por eso, todos los desplantes que le hizo a Sara, parece que quedaron "medianamente subsanados" con esta confesión, como si les hubieran puesto una tirita, sólo que el mal necesitaba más para su curación...

1 comentario:

Cintia. dijo...

La verdad es que, cuando le dijo eso a Sarita, le odié durante un segundo. Aunque mirándole bien, viendo su carita, la expresión que se le quedó cuando ella se marcha, y después cuando le dice esto a Mariano... como para odiarle, por diooooos.